Traspasan administración de embalse La Paloma a regantes de Limarí

En histórico acto regantes de Limarí firmaron convenio que les entrega la administración del embalse para riego más grande de Chile y el segundo de América del Sur.  El convenio, suscrito entre los regantes, la Comisión Nacional de Riego y la Dirección de Obras Hidráulicas, es el primer eslabón para concretar el traspaso definitivo de los derechos de aprovechamiento de aguas y el dominio de la obra por parte de los usuarios.

Como un hecho histórico para toda la Región de Coquimbo fue calificado el traspaso de la administración del Embalse La Paloma a las organizaciones de regantes de la provincia de Limarí que conforman el sistema de riego de esta represa, la más grande de Chile y la segunda de América del Sur.

El convenio suscrito entre las organizaciones de regantes, el Ministerio de Agricultura a través de la Comisión Nacional de Riego (CNR), y el Ministerio de Obras Públicas, a través de la Dirección de Obras Hidráulicas (DOH), se logró tras intensos meses de trabajo y negociaciones lideradas por el Secretario Ejecutivo de la CNR, el Director Nacional de la DOH y los representantes de cada una de las organizaciones de regantes, quienes, a través de este acuerdo, concretaron uno de los momentos más esperados por los agricultores de la provincia de Limarí.

“Estamos asistiendo a un momento histórico, en el cual la Dirección de Obras Hidráulicas entrega la Administración del Embalse Paloma, Canal Matriz y Obras Anexas a las organizaciones de usuarios que conforman el sistema. Esto implica administrar y ejecutar la operación y mantenimiento del Embalse, concurriendo cada una de ellas, en el financiamiento de los costos y gastos de administración y explotación, conforme a la distribución del recurso hídrico”, señaló el Intendente de la Región de Coquimbo, Ricardo Cifuentes.

Al respecto, el acuerdo establece que, para efectos de la distribución de los costos y gastos de administración y explotación del Embalse La Paloma, las organizaciones de usuarios, y por ende sus integrantes, aceptan compartir dichos costos en el  porcentaje de beneficio establecido en el convenio. “En este caso las organizaciones con mayor representación son la Asociación de Canalistas del Embalse Cogotí, con un 37,8% de beneficio; la Asociación de Canalistas del Embalse Recoleta, con un 24,13%; y la Junta de Vigilancia del Río Grande y Limarí y sus Afluentes con un 13,81% de beneficio”, explicó el Director Nacional de la DOH, Juan Antonio Arrese.

Asimismo, a partir de esta firma, las organizaciones asumen que los costos de administración, operación y mantenimiento del Canal Matriz Paloma, serán distribuidos entre las organizaciones usuarias de esta obra, conforme a  su derecho a uso, en los siguientes porcentajes: Asociación de Canalistas del Embalse Cogotí, en un 37,8%; Asociación de Canalistas Canal Derivado Punitaqui, en un 16.96%; Asociación de Canalistas del Embalse Recoleta, en un 37,74% y la Junta de Vigilancia del Río Grande y Limarí y sus afluentes, por los canales Tamelcura, las Llutas, Molino de Carachilla, Mesa, Maquina, Calabozo y Puntilla de las Tunas, en un 7,50%.

“El convenio establece que las organizaciones de usuarios deberán presentar a la DOH un programa detallado de mantenimiento de obras, de gastos y presupuesto para la operación del Embalse Paloma, Canal Matriz y Obras Anexas, a más tardar el 1º de Junio de cada año. La DOH controlará además la conservación de las obras, mediante inspecciones trimestrales, verificando el cumplimiento del programa de mantenimiento”, señaló el Director Nacional de la DOH, Juan Antonio Arrese.

Para ello, según agregó Arrese, la DOH elaborará un informe que incluirá las recomendaciones necesarias. “En este informe se indicarán las acciones a realizar, fijándose para estos efectos prioridades y plazos para su cumplimiento, de común acuerdo con las organizaciones de usuarios”, dijo.

Por otra parte, el Secretario Ejecutivo de la Comisión Nacional de Riego, Nelson Pereira, enfatizó que “se debe destacar que este traspaso de administración sólo contempla el uso de la obra para fines de riego. Cualquier otro uso distinto al riego, deberá contar con la aprobación expresa del Consejo de Ministros de la Comisión Nacional de Riego”.

Pereira añadió que, este es un momento histórico, para el cual se ha trabajado fuertemente. “Las Organizaciones de Usuarios deberán velar porque las entregas directas o indirectas de agua del Sistema Embalse Paloma sea equivalente para el conjunto de las organizaciones beneficiarias de esta obra a 240 millones de metros cúbicos por temporada agrícola como reparto normal máximo, para distribuir conforme a derecho entre los titulares de éstas y en el evento que exista un volumen disponible que no permita entregar la asignación máxima de 240 millones de metros cúbicos, las entregas se harán conforme al Modelo Operacional del Sistema Paloma, que forma parte integrante de este convenio y constituirá una norma permanente de operación y distribución”, puntualizó Pereira.

Además, el convenio de traspaso de administración establece el pago de los costos de explotación anteriores al presente convenio, lo cual significa que las Organizaciones de Usuarios reconocen y asumen que les corresponde pagar los costos de explotación del Embalse Paloma, Canal Matriz y Obras Anexas. *(Tabla 3)

En tanto, las Organizaciones de Usuarios declaran que en cuanto a los costos de explotación correspondientes a la operación y mantenimiento del Canal Matriz, estos se distribuirán conforme a su derecho a uso.

“En lo que respecta al pago de los costos anteriores al año 2003, las organizaciones reconocieron a partir de este acuerdo, que los costos de administración por el período 1981 a 2003, es de cargo de los usuarios, lo cual implicará que a raíz de esta firma, los regantes deberán pagar la cuota anual, teniendo en consideración el valor estimativo de reposición y la capacidad de pago de los actuales regantes. Por ello, ha fijado como criterio para el cobro, el 20% de los costos por dicho período, que a la fecha ascienden a 326 millones de pesos, los que deberán ser pagados por cada organización en los mismos porcentajes de los beneficios”, explicó el Director Nacional de la DOH, Juan Antonio Arrese.

La visión de los regantes

José Eugenio González, Presidente de la Junta de Vigilancia del Río Grande Limarí: “El gran beneficio de este traspaso es mutuo para los regantes y el fisco. Para nosotros significa dar respaldo legal a una situación de mejoramiento de riego en la Provincia del Limarí”.

“El desafío es continuar con la buena administración del Estado a través de la Dirección de Obras Hidráulicas, y con su supervisión realizar los mejoramientos pendientes y mantener la estabilidad de la cuenca, para que así no se registren desórdenes en la distribución de las aguas, que es el principal objetivo de la organización”.

Luis Pizarro, Presidente de la Asociación de Canalistas del Embalse Recoleta: “Estamos contentos porque por fin se va a concretar el traspaso de la administración del Embalse Paloma a los regantes, lo cual constituye un primer paso de esta cadena que significa que después tengamos el derecho del uso de nuestras aguas”.

“Este es un hecho histórico donde la autoridad debe estar conciente de que la agricultura de Limarí pasa por momentos complicados, y que gracias a la Ley de Riego, hemos invertido mucho dinero y hemos recibido mucho subsidio, pero el gobierno no debe abandonarnos sino reforzar los subsidios y ayudar a que prontamente se nos entreguen los derechos para poder normar todo esto”.

“Estamos absolutamente preparados porque todas las organizaciones tenemos un alto grado de profesionalismo, hemos revestido canales, etc., no existe ninguna duda que los regantes haremos un muy buen papel y haremos muy bien las cosas”.

Eliseo Pérez, Presidente de la Junta de Vigilancia del Río Hurtado: “Las organizaciones de Limarí son capaces de administrar este Embalse y mucho más, ya que desde que se formó el Embalse Recoleta por los años 30, los regantes han dado una pauta muy alta en cuanto a su cultura hidráulica. Administramos el Recoleta y Cogotí con cero falta, y hemos dado muy buenos resultados. La experiencia es muy importante y eso se da en la zona”

Patricio Aguirre, Presidente Asociación de Canalistas Canal Palqui Maurat Semita: “Este es un hecho histórico porque dentro del Sistema Paloma este es un anhelo esperado por 35 años, que sin un sustento legal, hemos sabido llevarlo gracias a la voluntad de todas las organizaciones. Este es un anhelo de todos los regantes que somos hijos de esta tierra y que hacemos doblemente soberanía, porque vivimos en esta tierra y la hacemos producir”.

“Estamos preparados para administrar el Embalse La Paloma, porque en cuanto a cultura del agua se refiere, tenemos experiencia desde hace 35 años, entonces este es un paso más que nos dará tranquilidad. El beneficio de este Embalse es enorme, ninguna región se puede dar el lujo de embalsar mil millones de metros cúbicos, lo cual ha sido vital para el desarrollo de la Provincia del Limarí”.

Embalse Paloma

En la primera mitad de los años ’50 se proyecta la construcción del embalse La Paloma. En 1959 se inicia la obra, la que se pone en funcionamiento en 1968. Con sus 750 millones de metros cúbicos de capacidad es el embalse para riego más grande de Chile y el segundo de América del Sur.
Las obras Embalse Paloma, Canal Matriz y Obras Anexas,  fueron  construidas de acuerdo a las disposiciones de la Ley Nº 9.662 del 22 de Diciembre de 1950, que fijó las normas sobre construcción y explotación de obras de regadío por el Estado y estableció que la obra debe ser traspasada a los regantes, quienes deberán rembolsar su costo efectivo.
Esta obra permite la distribución de las aguas  en un sistema integral que comprende gran parte de la cuenca del río Limarí, en conjunto con los embalses Recoleta de 100 millones de m3 y Cogotí de 150 millones de m3.

Comisión Nacional de Riego

 

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar