El Indap bajo la lupa

Eduardo Moraga V. Revista del Campo

Si bien para 2007 el Indap tendrá el mayor aumento de la década, el alza será inferior al resto del Estado. Para algunos eso refleja las dudas sobre su efectividad, mientras que en la institución afirman que están modernizando la gestión.


Todo depende del cristal con el que se mire. Desde el Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap) el crecimiento de $ 8,4 mil millones en su presupuesto para 2007 es celebrado como el mayor en una década. Una prueba de que van por el camino correcto.

Sin embargo, otros son bastante más escépticos. Para ellos lo correcto es contrastar el 7,5% de aumento del Indap, con el crecimiento de 9,7% general del Ministerio de Agricultura y con el 8,9% del resto del Estado. Su principal crítica es que el Indap pudo sacarle más partido al énfasis social de la administración Bachelet.

Según los críticos al Indap, la explicación está en las dudas que hay en el propio Gobierno respecto de los programas de esa institución.

En las conversaciones con los funcionarios de la Dirección de Presupuestos del Ministerio de Hacienda, por años me han señalado sus dudas respecto de la efectividad del Indap, afirma una fuente que ha participado en varias negociaciones presupuestarias del Minagri.

En tanto, Gustavo Rojas, académico de la Universidad Católica, es rotundo en señalar que los pobres del campo se están quedando atrás. A pesar de que viven en peores condiciones que los estudiantes o profesores, no tienen su capacidad de lobby para pelear por más presupuesto.

Falta de evaluación

Rosita Camhi, investigadora del Instituto Libertad y Desarrollo, explica las aprensiones que existen entre algunos economistas respecto de la ausencia de evaluaciones públicas de la labor del Indap.

Sólo por concepto de transferencias a usuarios, en 2007 el Indap va a gastar cerca de $65 mil millones. Si esos recursos los divides en 84 mil familias en pobreza en el sector rural, podrías entregarle 64 mil pesos mensuales directamente a cada una de ellas. Al final, el Indap les pasa un montón de plata y tú vas a ver esas familias y no salen de la pobreza. Lo que falta es saber cómo se hacen los programas, qué resultados se logran y si los proyectos siguen funcionando independientemente una vez que se acaba el financiamiento señala Camhi.

Desde la sede central del Indap la respuesta no tarda en llegar. Aseguran que tienen un piso fuerte al interior de la administración Bachelet. Para ellos la prueba es que si se excluye la plata del Censo Agropecuario, $5,5 mil millones, la institución da cuenta de casi la mitad del crecimiento prespuestario del Minagri.

Respecto del tema de su efectividad se encarga de responder Hernán Rojas, director del Indap.

Es un error grave asumir la lógica de que 'mejor entregar un cheque a los pobres del campo y nos deshacemos de la burocracia'. El Indap, por lo menos desde la mitad de la administración anterior, está enfocado en el fomento productivo campesino, similar a lo que hace la Corfo con los medianos y grandes empresarios industriales. ¿Por qué la gente de Libertad y Desarrollo no pide cerrar la Corfo y que les entreguen un cheque a los empresarios?, pregunta el director de la institución.

Hernán Rojas señala que en su administración se están dando pasos concretos para evaluar y transparentar el trabajo del organismo. Recuerda que hace un mes firmó una resolución que hace que todos los programas, resoluciones y circulares sean públicos. Además, señala que esperan acreditarse como una institución de excelencia en 2007, lo que los obliga a autoevaluarse y a testear por terceros su quehacer.

El mandamás de la institución afirma que a partir del próximo año, como una forma de mejorar la calidad de sus programas, los asesores de los proyectos deberán acreditar su conocimiento. A diferencia de hoy, en que los profesionales sólo necesitan mostrar sus estudios, en 2007 quienes quieran trabajar con los campesinos deberán aprobar un examen escrito hecho por expertos en el área que desea asesorar.

Para Gustavo Rojas, en todo caso falta dar un paso más allá.

Muchas veces se ha propuesto la idea de crear un consejo asesor del Indap, formado por campesinos, empresarios y académicos, pero hasta ahora no ha prosperado. Eso permitiría una evaluación más directa y abriría la posibilidad de generar políticas novedosas, afirma Gustavo Rojas.

Peso a peso

Para 2007 el presupuesto total del Indap será de $ 120,9 mil millones. El ítem de gestión se llevará 16,8%, lo que marca una caída respecto al 18,6% del año anterior. Estamos en un plan de eficiencia y comprometidos a rebajar los costos, afirma Hernán Rojas.

En tanto, el 32% irá a créditos directos y artículados con la banca. En todo caso, la mayoría del presupuesto del Indap, 51%, ira a subsidios. El programa de recuperación de suelos se llevará $ 14,9 mil millones y el programa de mejoramiento y desarrollo de inversiones tendrá $ 20,4 mil millones.

Lo que faltó

Para Alejadro Toledo, presidente de la agrupación La Voz del Campo, en el presupuesto del Indap para 2007 se echaron de menos mayores recursos para asegurar el riego y la compra de tierras.

Los predios de la Reforma Agraria se subdividieron mucho con los años. Necesitamos financiamiento para revertir la atomización y tener las escalas productivas suficientes, afirma Toledo.

En tanto, Juan Celis, de la cooperativa Peumo, afirma que los cerca de mil millones que el Indap destinará para paliar el endeudamiento campesino es poco para la magnitud del problema.

Para Gustavo Rojas, hubiera sido positivo lograr mayores recursos para la securitización frutícola y ganadera, lo que posibilitaría la introducción de campesinos en rubros más rentables.
|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar